Errores (NO ortográficos) más comunes a la hora de escribir

Estrenamos el blog de Copy a tinta con uno de los motivos que nos ha llevado a montar esta empresa: los errores escritos. Vamos a permitirnos el lujo de no hablar de los ortográficos y nos vamos a centrar en los que hemos ido viendo más comúnmente a lo largo del tiempo.

Somos una agencia que hace SEO y como tal, seguimos a tropecientos blogs en castellano que, en su conjunto, nos envían newsletters prácticamente a diario para que leamos sus artículos. Éstos suelen ser tremendamente útiles y han sido la base de nuestro aprendizaje en el mundo del posicionamiento web. ¿Qué queremos decir con esto? Que aunque alguien cometa los errores que vamos a detallar, no por ello su texto es menos inteligible o deja de cumplir su función. Habiendo dejado claro este punto, entramos en materia.

Los signos de puntuación

En algún momento de los últimos veinte años los puntos suspensivos… Se vinieron arriba. ¿Usabas el Messenger –el antiguo: nicks, zumbidos, ausentes, no disponibles, tipo y colores personalizables, etc.– hace años? ¿No te diste cuenta de cómo la gente empezó a acabar todas sus frases con los tres puntos…? Ahí tenemos el primer síntoma de que algo estaba pasando con el uso más tradicional de estos signos.

Ese síntoma se convirtió en enfermedad y ahora los puntos suspensivos se utilizan sin ton ni son. Han dejado de cumplir su papel original y ahora aparecen muchísimo más que sus primos: el punto y coma.

¿Quién usa el punto y coma? Y de ellos, ¿quién lo hace de forma correcta? Si una persona prestara especial atención al ritmo de un texto mientras lo escribe o cuando lo repasa le daría más caña a este recurso que a los puntos suspensivos. Es un elemento imprescindible en cualquier texto que quiera “manejar” al lector a su antojo. Con el punto y coma se evita el 90% de los usos inadecuados que se le dan a los puntos, a las comas y a los puntos suspensivos.

Vamos a ilustrarte con un ejemplo cargado de ironía sobre el mal uso de los signos de puntuación. Es de una candidatura para un proyecto que publicamos hace no mucho en un portal de trabajo freelance:

Errores en signos de puntuación

Las repeticiones

Servidor tenía un profesor de castellano cuando era pequeño que era un auténtico obseso de no repetir palabras en las redacciones. Cada semana le tocaba a uno de nosotros hacer una composición sobre algún tema particular y escribirla en la pizarra para que todos la bombardeáramos con faltas y posibles mejoras.

Fuimos afinando y cada vez la liábamos menos, pues íbamos con mucho cuidado para no ser avasallados en público. Llegó un momento en el que teníamos tal fijación con hacerlo bien que los únicos errores que podía sacar el profesor eran repeticiones: «mira, en esta línea has escrito “comprar” y en el siguiente párrafo la has repetido».

En serio, era bastante traumático no dar con el texto perfecto. Siempre se repetía alguna palabra: un sustantivo, un verbo, un adjetivo… Y lo marcaba como falta; la clase buscaba el fracaso del compañero y lo consiguió en cada una de las casi treinta redacciones que presentamos.

Esto, evidentemente, ralla la enfermedad; de todos modos, se me quedó algo clavado por ahí y ahora, cuando reviso los textos que entrego a nuestros clientes intento fijarme en no repetir nada. Es un error sencillísimo de cometer y el categorizarlo como tal es algo muy subjetivo. Dependerá de con qué frecuencia se dé, qué espacio hay entre las repeticiones, si éstas tienen alguna función coherente, etc.

El hecho de no prestar atención a este detalle te lleva a escribir frases como la siguiente, que evidentemente  no fue revisada a conciencia antes de ser publicada:

Errores - repeticiones

La longitud de los párrafos

En la mitad de los casos del error anterior el motivo no es otro que el SEO, que nos obliga a densificar palabras para que Google las valore por encima de otras. Con el uso de las LSI este hecho ha empezado a diluirse, pero todavía estamos en los comienzos.

Con la longitud de los párrafos sucede algo similar; no es que la gente que los hace de una línea no se dé cuenta de que es muy corto, sino que está respondiendo a una necesidad derivada de la afirmación «la gente ya no tiene tiempo para leer». Un usuario entra en una web y necesita verlo todo masticadito. Frases cortas, directas y concisas.

Esto se ha llevado al extremo y muchos bloggers parece que están construyendo sus textos como un cúmulo de tweets y no como dictan los cánones de la redacción. Pero bueno, si la respuesta del usuario es mejor… ¿Qué más da?

Y el caso contrario; por mucho que nos gusten las historias de Saramago y queramos escapar de esta tendencia tuitera, no podemos irnos por las ramas y hacer párrafos de diez millones de palabras. Estamos exagerando, evidentemente, pero el concepto es similar. Volvemos a ilustraros con algún ejemplo que venga al caso:

Volvemos a hacer hincapié en el hecho de que estos errores no dificultan la comprensión del artículo en cuestión. Si el propietario de la web en la que está publicado el extracto anterior se animara a mostrar la calidad del tráfico generado por esta URL en su blog estamos seguros de que tendría un rebote ínfimo y un tiempo de permanencia en página generosamente alto. Es un tutorial de Majestic SEO completo como ninguno.

Conclusiones sobre los errores al escribir

Copy a tinta es una agencia que se dedica, entre otras cosas a la redacción de contenidos y cometer errores es nuestro día a día. Tenemos que revisar nuestros textos unas cuantas veces y los de los clientes, unas pocas más. Aprendemos y tratamos de ser meticulosos escribiendo, sin dejar de lado la creatividad. Errar es humano y de profesionales es el aprender de ello. Así nos hemos acabado reciclando nosotros y ahora aquí estamos, pagando la cuota de autónomos a final de mes pero pasándonoslo bien con nuestro trabajo.

Te animamos a que no dejes nunca de escribir; los bolis tienden a extinguirse y las palabras a dejar de ser un arte para convertirse en una mera herramienta. Cualquier cosa que hagas para retrasar este proceso contará con nuestro apoyo de forma incondicional.

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios.

Agregar comentario

*