La lectura en F: así es como los usuarios leen una web

¿Cómo lees cuando estás delante de un libro? Estoy convencida de que lo lees todo de pe a pa, sumergiéndote en el argumento, captando las sensaciones y tratando de aprender de la forma de escribir del autor.

Carolina Lacruz empieza su post de esta manera. Se ha pasado por aquí para enseñarnos la diferencia entre la lectura en Z y la lectura en F, típica del mundo online. Carolina es una copywriter maña todoterreno. Tiene un blog muy activo –¡y visual!– y sabe qué es lo que funciona y qué no. Yo, que tiendo a escribir parrafadas, lo voy a aprovechar mucho. ¡Gracias, Carolina! Aquí el resto del post:

Un novelista, un ensayista, un dramaturgo… tienen un no sé qué. Ellos saben que su escritura es un referente para sus lectores y ese es su chip mental al componer sus obras.

Pero hoy en día no solo se consume literatura en libros, sino que también se leen muchas páginas web.

¿Escribes en páginas web? Entonces nadie va a verte como un referente de la escritura

Si escribes para internet tienes que saber de entrada que tu lector va a ser mucho más desagradecido que el lector de libros tradicionales.

  • Los internautas no saben quién eres (y poco les importa).
  • En caso de que sepan quién eres, no van a verte como un referente de la escritura.
  • No van a empaparse de ese contenido que tanto te ha costado escribir, sino que van a lo que les interesa para lo que necesitan.

La gente no lee, escanea

Y esto es algo que todo el mundo sabe; ya no es ninguna novedad.

Pero no solo es el escaneo. Leyendo las páginas web somos mucho más raritos y a su vez bastante previsibles.

Vamos a empezar hablando del escaneo.

La gente pasa de leer y solo escanea

Ya en 1997, cuando internet no había llegado ni de lejos a lo que es ahora, se empezaron a realizar estudios que confirmaban que los textos de las páginas web no se leen de cabo a rabo.

lectura de páginas web

El público entra a tu web y pasa más o menos 3 segundos valorando si encuentran la información que están buscando. De las personas que se quedan después de esos primeros segundos, menos del 60% van a leer el 20% del texto.

Si la conclusión en el año 97 fue que solo el 20% de los lectores leía todo, imagina cuál será ese porcentaje hoy en día teniendo en cuenta la “infoxicación” existente.

Si tienes blog, puedes visitar tus estadísticas de Google Analytics y ver cuál es el tiempo promedio en tu web durante un día concreto para así sacar conclusiones. Incluso puedes mirar el promedio de tiempo que pasan las visitas en determinados posts y landing pages.

Evidentemente las conclusiones para cada uno serán distintas. Pero, para que tengas una idea de cómo utilizar el dato del tiempo promedio de estancia en tu página, vamos a poner como caso imaginario el siguiente:

  • Tu blog tiene unos 100 posts escritos.
  • La mayor parte de las visitas te vienen de Google.
  • La extensión media de tus posts es de unas 1000 palabras.

En definitiva, tu blog tiene suficiente material para que quien entre se quede un rato.

Lee uno de tus posts de 1000 palabras y cuenta el tiempo que te ha costado leerlo. Pongamos como ejemplo que te cuesta 90 segundos y que el tiempo de estancia promedio en tu página es de 55 segundos. Ahí tienes la prueba más sencilla de que los que entran no están leyendo tus posts al completo.

Puedes también hilar más fino tomando un post o una landing page. Lee y compara con el promedio de estancia en esa página, que también te lo da Google Analytics.

Está claro que en internet no se puede escribir con las parrafadas inmensas que aparecen en los libros y eso ha modificado los hábitos de escritura.

Escribes con el boli y también con la mirada

Cuando lees un libro, da igual físico o electrónico, empiezas la lectura por la izquierda, sigues hacia la derecha hasta concluir la línea y bajas al extremo izquierdo de la siguiente, donde repites el mismo proceso.

Si coges un lápiz y dibujas físicamente el trazo que van haciendo tus ojos, ¿qué letra te sale? ¡Bingo! Es la Z.

Este ejemplo del libro también es válido para cualquier periódico en papel. La letra más grande y las imágenes más importantes están arriba. La noticia que más quieren resaltar está arriba a la izquierda, incluso si es de especial relevancia ocupa todo el ancho de la página.

Conforme vamos bajando los titulares de las noticias están en letra más pequeña y las fotos también son más pequeñas.

Nos vamos ahora a las páginas web y, como creo que intuyes, el patrón en Z que acabamos de describir no sirve.

El ser humano es más raro que un perro verde. Cuando lee un sitio web, lo escanea de una forma bastante peculiar que también han estudiado los expertos en usabilidad. Se trata de la lectura en F.

lectura en f

¿Conocías la lectura en F? Si no es así, aquí estoy para remediarlo.

Nuestros ojos dibujan un F cuando leen una página web

Si no te habías dado cuenta de esto, quizá ahora veas que es cierto. Cuando comienzas a leer un texto, recorres con tu mirada las primeras líneas de izquierda a derecha.

Después, tu poder escaneador va hacia abajo y se detiene en otras líneas que ves más interesantes, pero generalmente no las lees completas, sino que te quedas más bien por la mitad.

Finalmente, tu vista va hacia abajo y hasta el final de la página sin detenerte apenas en la lectura al detalle.

El patrón de lectura en F se da en la gran mayoría de las páginas web. Piensa en sitios web muy visitados a diario por casi todos los internautas, como son los periódicos. ¿Cuál es tu comportamiento al leer un periódico en la red?

Prestas más atención a las noticias de la parte superior. Después vas bajando y la vista siempre va en primer lugar hacia la izquierda, prestando cada vez menos atención y bajando el cursor cada vez más rápido hasta llegar al final.

Después de esto es cuando ya tienes una idea de todo el contenido y haces clic en noticias concretas. Y en los posts de un blog, haces más o menos lo mismo.

¿Qué podemos hacer para que los lectores se detengan todo el tiempo posible leyendo nuestros textos?

Hay que ponérselo fácil al lector. Ya que sabes que solo va a leer lo que le interesa, lo mejor es ponérselo lo más fácil posible.

  1. Comienza el texto de forma que impacte al lector. A veces las frases cortas consiguen ese impacto. Otras veces puedes hacerlo de forma graciosa, o creando intriga.
  2. Muchos textos comienzan con un índice en el que se detallan todos los apartados del texto. Tener esta opción es bueno para facilitar que el lector se detenga allí y pueda hacer clic en el apartado que le interesa leer.
  3. Seguramente habrás leído muchas pautas acerca de cómo escribir titulares que despierten el interés. Llegado al punto de que alguien entra a tu post, los titulares interiores también deben ser magnéticos.
  4. Ya que la gente es poco dada a leer, el texto que venga justo debajo del titular será el que tenga la información más relevante.
  5. El uso de negritas también ayuda a captar la atención. Las negritas son lo más utilizado pero también puedes usar cursivas y colores No abuses de ninguno de estos elementos porque conseguirás el efecto contrario.
  6. Los párrafos cortos hacen el texto menos denso.
  7. Puedes también romper el ritmo del “todo letra” con imágenes, gifs, infografías, vídeos, listas de viñetas y contenido dispuesto en forma de tabla.

¿Y si son tus páginas de ventas donde los lectores se quedan menos tiempo de lo deseable? También puedes hacerlas más atractivas.

Para que tu página de ventas enganche e invite a la lectura puedes utilizar algunas de las pautas anteriores que expliqué para los posts, aunque no todas. Los puntos 3, 5, 6 son aplicables también a las páginas de venta.

En las páginas de venta suele haber pocas o ninguna imágenes o vídeos. No obstante, una opción interesante es colgar un vídeo tuyo explicando algo de tu servicio. Se sale de lo habitual y así el lector te conoce más.

La clave de las páginas de ventas está en un texto que enganche acompañado de un diseño que transmita dinamismo. Seguramente has visto que en las páginas de venta hay:

  • Subtítulos explicativos que buscan atraer.
  • Bloque de texto dispuesto en columnas. Esto se hace para romper el ritmo de lectura y hacerla menos monótona.

Otra estrategia que siguen algunos emprendedores es poner a su servicio un título rompedor. Así, de entrada, el lector no sabe de qué va y hace clic para satisfacer su curiosidad.

Ya has implementado cambios en tus textos. ¿Y ahora qué?

Medir es fundamental. De nada sirve aplicar unos cambios si después no compruebas si dan resultado.

Para ello, implementa estos cambios primero en un par de posts de tu blog que tengan bastantes visitas. O en un post y una página de ventas.

Espera un par de semanas y mira a ver si el tiempo de permanencia en esas secciones ha aumentado. Te aseguro que tienes muchas posibilidades de que sea así.

6 Respuestas

  1. Carolina, algo que suele enganchar bien es contar historias. Pero el storytelling es otro mundo aparte.
    • Copy a tinta
      Hola Jerby, sí, como el storytelling nada, y la cosa va a ir a más porque como dice Carolina, no hay ni Peter que se lea todos los posts de pe a pa. Cosa de la infoxicación. ¡Gracias por comentar! Saludos.
  2. Hola Jerby, efectivamente, el storytelling suele enganchar y también hay especialistas en ello. Gracias por comentar :D
  3. Carolina, completamente de acuerdo con todas tus puntualizaciones, pero he de decir que este post yo me lo he leído de la A a la z. ¡Muchas gracias por estos aportes tan interesantes!
    • Copy a tinta
      Leído de la A a la Z en Z, que no en F ;)
  4. Hola Patricia, muchas gracias por comentar y, por supuesto, por haber leído el post completo :D Un abrazo :D

Agregar comentario

*