Marca personal: diferénciate de la competencia

Trabajar la marca personal es una buena forma de diferenciarse de los demás. En un mundo globalizado como el que vivimos, hay miles de profesionales ofreciendo el mismo producto. En esos casos, ¿qué hace un posible contratante o comprador para decidirse por uno o por otro? Este concepto del que hablamos hoy puede ser clave, ya que es capaz de marcar la diferencia y mostrar que tu producto no es uno más, es el producto.

No obstante, marca personal, o personal branding, como a tantos les gusta decir porque parece que queda mejor usar la buzzword, no es hacerse un par de fotos majas y decir que lo tuyo es fantástico porque sales muy elegante en todas las imágenes. Lo cierto es que es un concepto mucho más complejo que implica un trabajo sobresaliente y cuidadoso.

Si estás interesado en dar visibilidad a tu producto o servicio a través de tu propia marca, toma nota: estás a punto de conocer una serie de claves básicas para que, hablando en plata, no hagas el ridículo si quieres desarrollar este tipo de branding con tu imagen personal. ¡Apunta, que hay mucho en juego!

Qué es la marca personal

Se entiende el concepto de personal branding como el desarrollo de marca con uno mismo, con ánimo de diferenciarte de la competencia, poniendo en marcha un proceso de elaboración, transmisión y relaciones con otros profesionales y público usando tu imagen.

Los inicios de esta técnica surgieron como una forma de búsqueda de trabajo o cambio de profesión que sirviese como diferenciación y llamada de atención. Por eso actúa como método identificador y comunicativo de fortalezas, buscando aquello que te hace relevante y visible frente a la homogeneidad del entorno.

Cómo construir una marca personal que funcione

¿Te interesa lo que has leído hasta ahora? Piensa que entornos online, con un público tan activo y participativo como el actual, y con una competencia salvaje y feroz donde hay muchos servicios y productos difíciles de diferenciar unos de otros, puede ser una forma de arrojar algo de luz frente al consumidor, que verá el brillo de tu marca por encima de lo que ofrecen otros.

Ahora bien, como ya hemos comentado, es importante saber cómo construir este tipo de branding para que el usuario te crea y te considere óptimo; de lo contrario, podría pensar que eres una especie de vende-humos o gurú de la nada.

Definición

El primer paso que tienes que dar es pensar en la definición de tu marca. Es decir, estudia detenidamente qué te hace diferente. ¿Son tus valores? ¿Es tu estilo? ¿Es tu forma de trabajar? Piensa qué es lo que te apasiona, qué referencias puedes encontrar y qué hicieron para marcar distancias, y encuentra cuál es el producto que puedes enviar al mercado con algo que no tenga nadie más.

 Estrategia

Una vez hemos definido el producto hay que marcar una estrategia, un plan que nos lleve a obtener los objetivos que también hay que definir. Nuevamente surgen preguntas que necesitan respuestas, como ¿hacia dónde va tu negocio? ¿Cuál es tu público y dónde se encuentra? ¿Qué mensajes serán los que mejor llegarán y qué tono será el ideal?

Acción

Ya tenemos definidos varios conceptos como la marca, la estrategia y los objetivos. Ahora, obviamente, hay que poner todo en marcha. Es el momento del plan de acción. Tendrás que implementar las herramientas adecuadas, como suelen ser blogs, perfiles en redes sociales, aplicaciones para gestionar y medir resultados, definición de tiempos y actividades, fechas límite y tiempo de actuación, etc.

Poniendo en acción la marca personal

Poniendo el plan en marcha

Bien, ya sabemos la teoría. Hasta ahora, ha sido como si hubiésemos estado en la universidad aprendiendo conceptos que quedan muy bonitos sobre el papel. Pero todo esto, ¿cómo se lleva realmente a la práctica?

Lo cierto es que hay herramientas y consejos que te podemos ofrecer para que tu imagen de marca pueda sobresalir, aunque luego, hacerlo bien o no será cosa tuya. Pero es importante que cuides ciertos aspectos.

#1 Fotos profesionales

Recuerda, tú eres tu marca. Tu imagen es importante. ¿Qué quieres que vean los demás cuando miren tus fotos? Imagino que un perfil profesional que ofrece confianza, cercanía… Es decir, que parezcas una persona que sabe perfectamente lo que hace.

Obviamente, la sonrisa, que no la risa, es primordial. Tendrás que utilizar imágenes de calidad que concuerden con tu mensaje. Intenta transmitir calidad y saber hacer.

#2 Constancia en redes sociales

Actualmente, el social media es un entorno muy útil para implementar imagen de marca. Solo en Facebook hay casi 2.200 millones de usuarios, algunos de ellos tu público objetivo. Tendrás que aportar contenido de valor y participar en foros y conversaciones de forma que se solidifique tu imagen.

La interactuación es positiva, siempre que sea conveniente y venga a colación. No se trata de entrar al trapo a todo o hablar por hablar. Pero si lo haces bien podrás tejer una buena red de networking que te ponga en contacto con perfiles importantes. Así es como crece una imagen sólida y confiable.

#3 Identificación

No solo tu imagen personal es importante; también el color que uses y el logo. No es lo mismo el negro, que se suele asociar al lujo, que el verde, más cercano a la esperanza y la naturaleza.

Marca personal de Red Bull

Según cuál sea tu sector, has de elegir sabiamente la tipografía, la luz de las fotografías y las poses, los colores corporativos, el logo, etc. ¡Llamando al diseño gráfico!

#4 El mensaje

El mensaje es importante ya que, si es positivo, y siempre lo debe ser, se asocia de forma inmediata a tu imagen. Para que el público lo interiorice, es básica la sinceridad y la naturalidad.

Pros y contras

Esta es una constante, todo en la vida tiene sus pros, pero también sus contras, y la marca personal no iba a ser menos. Así que toma nota de ellos, y luego decides si es la estrategia que necesitas o no.

Pros

  • La puede trabajar cualquier persona y, si tiene éxito, supone una libertad financiera y laboral importante. 
  • La inversión es limitada, ya que tú mismo puedes manejar las herramientas necesarias. No obstante, hay cantidad de plataformas donde encontrar profesionales que te ayuden por precios muy variados. 
  • Realmente diferenciará tu producto del de la competencia, por lo que se te van a presentar buenas oportunidades de crecimiento. 
  • Supone una forma de encontrar beneficios monetarios desde diversas fuentes, pues puedes vender productos, apoyar proyectos, ofrecer servicios, formar, etc. 
  • Es flexible y evolutivo, ya que te podrás adaptar a las diferentes oportunidades que te vaya ofreciendo el mercado. 

Contras

  • Puede hacer que te encasilles pasado un tiempo, especialmente cuando el usuario ya te conozca y te considere competente en alguna materia en particular. 
  • No se logra el éxito de forma inmediata. Poner en marcha las estrategias y que funcionen requiere mucho tiempo y trabajo
  • No le vas a gustar a todo el mundo, lógicamente, así que, al tener más exposición, también te van a criticar más. Recuerda que la envidia es muy mala, pero sabiendo separar el polvo de la paja, nada debe hacerte renunciar. 

Detalles a considerar

También hay una serie de conceptos que debes considerar cuando implementes tus estrategias. Tenlos muy en cuenta para que tu imagen tenga opciones de aspirar al éxito:

  1. Hay que ser paciente. Una marca no se crea de un día para otro. Es una carrera de fondo que no tiene fin, así que calcula una media de 1 a 2 años si comienzas desde cero hasta ver los primeros resultados.
  2. No es fácil. Recuerda que, igual que tú, hay miles de personas que se quieren comer el mundo con su marca. Saber diferenciarse del resto y encontrar en qué te distingues no es sencillo, ya que hay poco por inventar. Pero siempre se puede ser creativo y aprovechar lo que ya existe en tu beneficio. 
  3. Hay que se constante. Mucha gente deja el trabajo de su marca personal pasado un año, o incluso antes. Si no desesperas y tienes la constancia necesaria, al final verás los réditos a tu labor. ¡Cree en ti! 
  4. Planifica. No te lances a la aventura sin saber muy bien adónde vas. Mira primero si la piscina tiene agua y luego da el salto. Es decir, crea un plan sensato con objetivos claros y cíñete a él haciendo los cambios necesarios según avanza para minimizar debilidades y potenciar fortalezas. 
  5. Aprovecha tu pasión. Si no pones todo cuanto tienes en esto, es probable que no triunfes. Sé pasional, pero con cabeza. 

3 buenos ejemplos de marca personal

Para seguir el buen camino, lo ideal es ver qué hacen los que ya han triunfado con su marca personal. Una vez escuché decir con bastante razón al humorista Agustín Jiménez que “Internet es un cementerio de blogs”. Sin embargo, entre tanta muerte bloguera hay ejemplos que brillan por su propio éxito:

Chuiso

Usa un tono desenfadado con dibujos bastante llamativos para ofrecer consejos SEO y de marketing. Cada entrada en su blog y videoblog es una pequeña creación que merece la pena leer y ver de cabo a rabo. Es muy activo en redes, usa el humor con acierto y sabe cómo conectar con su público.

Marca personal de Chuiso

 http://chuiso.com 

Isasaweis

Otro buen ejemplo de marca personal relacionada con la belleza. A raíz de su canal de YouTube, se ha convertido en una activa bloguera y usuaria de otras redes sociales. Incluso ha publicado libros, siendo top ventas en Amazon.

Marca personal de Isasaweis

 https://www.isasaweis.com/ 

Gerardo Tecé

Hemos hablado de belleza y SEO, dos campos muy fértiles para el branding. Más difícil es, si cabe, crear marca con la política. Por eso llama especialmente la atención el perfil de este chico, profesor de matemáticas, que sin blog y prácticamente de la nada, solo con Twitter, ha logrado posicionarse en otras plataformas como Facebook, e incluso escribe opinión y humor ácido en medios como Público o CTXT.

Twitter de Gerardo Tecé

@gerardotc 

Y ahora, para finalizar, ¿qué pasa con Copy a tinta? Un caso típico de ese dicho tan manido como real, “en casa del herrero, cuchillo de palo”. Sé de la utilidad de la marca personal y estoy trabajando en ello, como dijo Aznar en el rancho de Bush. Pero ya se sabe que las cosas de palacio…

No hay comentarios.

Agregar comentario

*